• Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Marzo

1

Miércoles

Santoral

  • Catalan
  • Español

Skype me

call antaresx2010

Acompañate con Canto Gregoriano

Nuestros Santos

San Francisco Gil de Frederich i Sans

Correo Imprimir PDF

san-francisco-gil-federich-i-sans-L-1

Presbítero dominico catalán, académico, misionero y mártir del Vietnam, nacido en el seno de la noble familia de los Gil de Federich de Tortosa, el 14 de diciembre del año 1702. Fue admitido como novicio en la orden dominicana a los 15 años, en Vila d'Exemple, y profesó en el convento de Santa Caterina de Barcelona el año 1718. Durante su formación religiosa maduró el deseo de darse en la evangelización de los paganos y alcanzó el firme propósito de lograrlo siendo aún estudiante de teología en la alicantina Orihuela, en 1724. Su ordenación presbiteral tuvo lugar en 1727, luego fue nombrado maestro de los frailes estudiantes, ejerció durante varios años como profesor de filosofía y, el 1 de mayo de 1729, fue admitido como miembro de la Reial Acadèmia de les Bones Lletres, galardón que se añadió a su vertiginosa carrera humanista, reconociéndole sus méritos literarios como escritor, moralista e historiador.

Santa María Rosa Molas i Vallvé

Correo Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

maria-rosa_molas.jpg

Cuando el 8 de mayo de 1977 era beatificada María Rosa Molas y Vallvé, Pablo VI contemplaba a la humanidad que, en su «lento peregrinar hacia metas de anhelada superación», con frecuencia «solo alcanza un humanismo débil, parcial, ambiguo, formal, cuando no falseado». Contemplaba a nuestra sociedad «azotada por múltiples formas de violencia», desde la difusión de la droga, a la plaga del aborto, del criminal comercio de armas a la creciente miseria de tantos pueblos de la tierra.

A esta humanidad desorientada y a este mundo deshumanizado, presentaba el mensaje y la figura de María Rosa Molas corno «maestra en humanidad » y «auténtico instrumento » de la misericordia y la consolación de Dios.

Nuestro mundo sigue perturbado por los mismos fenómenos, y el hombre, que con frecuencia pierde el sentido último de su existencia, sigue necesitando el anuncio de «la consolación, del amor y la misericordia de Dios».

La Canonización de María Rosa Molas forma parte de ese anuncio. Es un grito de esperanza para la humanidad y una llamada que la Iglesia vuelve a lanzar a cuantos creen en el hombre y «quieren dedicarse a la creación de un mundo más humano y más hermanado».

San Enrique de Ossó i Cervelló

Correo Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

enrique_de_osso.jpg

Enrique de Ossó, sacerdote, fundador de la Congregación de Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, es uno de los hombre de Dios, que, en el siglo pasado, contribuyeron a mantener viva la fe cristiana en España, con una fidelidad inquebrantable a la Iglesia y la Sede Apostólica.

Nació en Vinebre, diócesis de Tortosa, provincia de Tarragona, el 16 de octubre de 1840. Su madre soñaba verlo sacerdote del Señor. Su padre le encaminó al comercio.

Gravemente enfermo, recibió la primera Comunión por Viático. Durante el cólera de 1854 perdió a su madre, y en este mismo año -trabajaba como aprendiz de comercio en Reus- abandonó todo y se retiró a Montserrat. Vuelto a casa con la promesa de poder emprender el camino elegido, inició en el mismo año 1854 los estudios en el Seminario de Tortosa.

Ordenado sacerdote en Tortosa, el 21 de septiembre de 1867, celebró la primera misa, en Montserrat, el domingo 6 de octubre, festividad de Nuestra Señora del Rosario.

Beato Manuel Domingo i Sol

Correo Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

domingoisol.jpg

Nació en Tortosa el 1 de abril de 1836 y fue bautizado en la Catedral al día siguiente. Se educó en el colegio de Sant Jordi y Sant Maties, el centro de estudios más popular y acreditado, aunque la formación de la juventud en aquella época brillaba por su ausencia... también en los Seminarios. Con demasiada frecuencia los obispos impulsaban una "carrera breve", es decir, un barniz superficial de dogma y de moral, nada más

Domingo i Sol ingresó, a los 15 años, en el Seminario para empezar la carrera eclesiástica: 3 años de Filosofía, 7 de Teología y 1 de Derecho. Sin embargo, Don Manuel, además de los estudios realizados en Tortosa, obtendría la licenciatura (1863) y el doctorado (1867) en Valencia, adonde el Obispo lo había enviado con objeto de prepararlo para la cátedra de Religión y Moral del Instituto de Enseñanza.

Campanario

Noticias

¿Problemas con su navegador?

Gracias por utilizar este navegador. Le garantizamos que podrá disfrutar de todas las prestaciones y calidad de imagen de esta web.

You are here Tu Parroquia Oración Nuestros Santos